Resultados (0)

Autor

Ricardo Contreras Melgarejo

Gerente de Excelencia Ingeniero Civil Químico de la Universidad de Concepción Diplomado de Postítulo Diseño contra Incendios del IDEM

Ricardo Contreras Melgarejo

25 de marzo de 2021

BIM es una metodología de trabajo colaborativa para la creación y gestión de un proyecto de construcción. Es por esta razón, que en el último tiempo ha tomado una relevancia enorme en el desarrollo de proyectos de ingeniería.

Nuestros clientes están demandando que la ingeniería sea totalmente funcional a la construcción y operación de los proyectos, incorporando la mayor cantidad de información posible y con la habilidad de representar la coordinación de los distintos actores dentro de los proyectos. Actualmente, la industria exige que, además del diseño, un proyecto de ingeniería incluya la estrategia de compras y paquetes de suministros, estrategia de y simulación de la construcción (4D), manejo directo de costos (5D) y la mayor cantidad de información posible sobre los equipos y materiales utilizados para que sea utilizada en la operación del activo. 

La metodología BIM ayuda a consolidar toda esta información dentro de un modelo que es funcional a la coordinación, pero también actúa como biblioteca, en la cual diversos actores rescatan la información que les resulta relevante durante todo el ciclo de vida del proyecto.

Por ejemplo, durante la etapa de ingeniería, la detección de interferencias es una tarea del día a día, luego, a medida que avanza el proyecto, la información necesaria sobre el monto de inversión y la programación para la gestión de contratos también es extraíble del modelo y, finalmente, cuando el proyecto ya está operando, es posible recuperar la información necesaria para su operación y mantención. 

Para lograr lo anterior, es importante entender que no se trata de tener equipos hábiles en el manejo de software, sino que corresponde a una metodología en la que distintos actores aportan la información de manera coordinada y en paralelo. Esto es un paso adelante sobre lo que se viene haciendo tradicionalmente en ingeniería, donde el modelo 3D representó un salto respecto a la coordinación en planos, pero, principalmente, desde el punto de vista geométrico.

Para poder llevar a cabo esta nueva forma de trabajo, se requiere una conformación de equipos multidisciplinaria, donde la coordinación juega un rol clave junto con el diseño, basado en la construcción y operación del activo, lo que plantea nuevos desafíos en la estructuración de los proyectos. Comenzando por la organización que desarrolla el proyecto, es necesario definir nuevos roles para su personal, los que deben ser adquiridos externamente o desarrollados dentro de la organización. Luego, se debe disponer de una infraestructura de TI robusta, que permita el trabajo simultaneo de múltiples actores sobre un mismo modelo. Finalmente, se deben diseñar los procesos internos para esta nueva forma de trabajo colaborativo, el que solo será efectivo en la medida que la cultura organizacional incorpore esta nueva forma de ver el diseño en ingeniería. 

Mucho debemos avanzar en este último punto, estamos en una etapa de transición, por lo que debemos coexistir con dos mundos y con un ecosistema de trabajo poco desarrollado. Sin embargo, la mirada es positiva, porque somos muchos los actores que vemos un gran potencial en este desafío. Actualmente existen diversas instancias en las que se está impulsando la adopción de esta metodología de trabajo, por ejemplo, cada vez es más frecuente encontrarse con este requisito en las licitaciones de proyectos de ingeniería o el PlanBim y, más recientemente, Construye2025, programas desarrollados por Corfo.

En Pares&Alvarez hemos aceptado el desafío, tenemos una historia larga desarrollando modelos 3D multidisciplinarios en proyectos complejos, generando programas de construcción, coordinando a proveedores y, además, construyendo. Esta forma de trabajo nos ha permitido encarar los desafíos que impone el mercado de hacer proyectos de ingeniería que maximicen la rentabilidad en construcción y operaciones, incorporando la metodología con equipos técnicos de experiencia, utilizándolos nuevos roles, tecnologías y metodologías para entregar proyectos que satisfagan los niveles de desarrollo de modelos exigidos por nuestros clientes.

Es un proceso en desarrollo el que estamos estructurando, a través de la normativa ISO 19.650, para la cual ya comenzamos nuestro camino hacia la certificación. Con esto esperamos no solo mantenernos al día, sino ser líderes en esta metodología.